Víctimas burocráticas

Ayer fue el cumpleaños de mi hija mayor. Cumple seis añitos. Tuvimos unas escasas dos horas para celebrarlo.

He de aclarar que para mí, por encima de todo, lo primero son nuestras niñas. Disfrutamos de unos momentos, que aunque breves, fueron inolvidables y entrañables, lo que no significa, que carezca del derecho a afirmar abiertamente, las injusticias y tropelías que comete este atroz sistema legal y judicial entorno a la protección integral contra la violencia de género. Y significo a continuación.

Cumpleaños feliz

Que desde que acordamos la ruptura pactada de la relación de pareja entre madre y padre, allá por abril de 2016, hemos venido practicando un régimen de custodia compartida, es decir, la mitad del tiempo con cada progenitor, y no solo desde esta fecha, habiéndose mantenido siempre una relación igualitaria; y ratificado provisionalmente en julio de 2017 por el juez de violencia sobre la mujer por meses naturales.

Pues bien, una vez que mis dos hijas se encuentran muy ilusionadas con que el mes de octubre lo iban a disfrutar con su padre, a últimos de septiembre, un nuevo pronunciamiento judicial, merma los legítimos derechos de nuestras hijas al acordar provisionalmente, un régimen de visitas de fines de semanas alternos, y las ya señaladas casi dos horas de los miércoles, justificado al parecer por el mandato de la LPIVG, todo ello, en pro, de un supuesto interés superior de las menores, del que me opongo absolutamente. A mayor abundamiento, decisión adoptada sin disponer aún del dictamen forense de la Unidad Psicológica del Instituto Legal de Medicina legal.

Sin perjuicio de casos cercanos de los que conozco desgraciadamente, y sus dramas personales, un padre se ve desprovisto, en el peor de los casos, de sus derechos paterno filiales, guarda y custodia, con una simple declaración de una mujer con relación sentimental (pasada o presente), en un elevado porcentaje, de manera torticera mediante denuncias presuntamente falsas.

¡Feliz cumpleaños hija! Esperaremos a tiempos mejores… cuando verdaderamente impere la igualdad entre personas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s